Ranas transparentes

Las ranitas de cristal, también conocidas como ranas de vidrio o ranas transparentes, son un sorprendente y peculiar género de ranas cuya principal característica es la translucidez de la zona ventral de su cuerpo. Esta particularidad es dominante en los géneros de la subfamilia Hyalinobatrachinae pertenecientes a la familia Centrolenidae que incluye 147 especies, distribuidas en tres géneros dentro de las ranas arborícolas de piel translúcidas.

Rana transparente

En 1991 fue descrita como Cochranella savagei pero en la última clasificación correspondiente al año 2009 ha sido definida dentro del género Centrolene   debido a que estudios recientes de sus genes nucleares y mitocondriales evidencian la semejanza de su filogenia con este género.

Características

Estas pequeñas ranitas, arbóreas y de hábitos nocturnos, suelen medir de 20 a 23 mm, pero existen especies  que en estado adulto pueden llegar a 8 cm. Poseen una hermosa coloración, en su mayoría son verdes con punticos amarillos en la zona dorsal, pero la gama de colores varía desde el verde oliva y el verde amarillento hasta marrones y azul en la especie Cochranella mache.

La principal particularidad de estas especies es la trasparencia de su piel en la zona ventral de su cuerpo. En ellas, los órganos internos y los huesos, que son de color verdosos, son visibles, de ahí su nombre común. Su translucidez permite ver, si se realiza con detenimiento, el bombeo de sangre hacia las arterias que realiza el corazón e incluso los movimientos intestinales de comida.  

Estudios científicos no han logrado determinar el motivo de esta particularidad, pero si han confirmado que todas las del género Hyalinobatrachium tienen el pliegue ventral transparente y por tanto sus órganos visibles.  En algunas especies el corazón es blanco y no son visibles aun siendo ranas de cristal.

Los ojos de estas ranas miran al frente. Como la mayoría de las ranas arborícolas presentan falanges en forma de T con cartílagos intercalados y puntas prolongadas facilitándoles el ascenso en los árboles. Las hembras son de mayor tamaño que el macho, los cuales suelen contar, según la especie, con una espina humeral empleada para luchar entre ellos cuando están en periodos de reproducción.

Desde el punto de vista científico, su anatomía permite estudiarlas sin tener que matarlas y se han empleado algunas especies particulares para el estudio de enfermedades como el cáncer in vivo.

Alimentación

Es una especie nocturna y es durante el ocaso del sol que invierte su tiempo en alimentarse. Como todos los anfibios, estos anuros son eminentemente carnívoros e insectívoros. Su dieta diaria presenta una gran variedad donde se incluyen invertebrados de disímiles especies, pequeños peces, caracoles gusanos y ocasionalmente plantas acuáticas.   

El pequeño tamaño y su particular anatomía la vuelven vulnerable, frágil y expuesta a varios peligros. Tiene como principales depredadores a serpientes, aves, peces e incluso ranas de mayor tamaño.

Reproducción

La vida sexual de estas ranitas comienza cerca de los dos años de edad. La reproducción se inicia cuando los machos, situados en rocas, hojas o bromelias, cantan a las hembras para llamar su atención y aunque no tengan aptitudes agresivas, algunas especies pueden asumir un comportamiento territorial.

El amplexo se produce cuando la hembra acude al llamado del macho y en ese mismo lugar, sin descender al agua, deposita de 18 a 30 huevos en cada eclosión, siempre sobre el envés de hojas o arbustos que cuelguen sobre las aguas o en rocas ubicada en los bordes de cascadas o arroyos.

Los machos de las ranas transparentes presentan un fuerte comportamiento parental, permanecen cerca de los huevos cuando la hembra se marcha luego de depositarlos, protegiéndolos de los depredadores y comúnmente emiten cantos desde hojas cercanas que se consideran parte de los cuidados parentales hacia sus crías. Este canto atrae a otras hembras que también depositan sus huevos y así el macho garantiza varias proles en desarrollo, pero también para proteger, principalmente de las moscas que son los principales de predadores de estos huevos, al depositar los suyos sobre los de las ranas cuyos gusanos se alimentan de los embriones de los anfibios.

Cuando los huevos eclosionan, caen al agua en forma de renacuajos donde viven y se alimentan ocultos entre la maleza o fondos fangosos hasta completar su desarrollo. Los renacuajos presentan adaptaciones muy particulares como fuertes colas y aletas delgadas que les permiten vivir enterrados. Su cuerpo es vermiforme y los ojos en forma de C situados en la espalda.  

Hábitat o distribución

Las ranas transparentes son nativas de los bosques nubosos de América Central y del Sur. Se distribuyen geográficamente desde el sur de México hasta Panamá y Colombia, el sureste de Brasil y norte de Argentina, así como desde Venezuela hasta Bolivia a través de los Andes, encontrándose especies en los ríos Amazonas y Orinoco. Endémicas de los bosques verdes de la zona occidental ecuatoriana, estos anuros son arbóreos, por lo que habitan en zonas boscosas o estratos arbóreos cerca de ríos, riachuelos, charcas o lagunas de selvas tropicales.

Condición de protegida

Estos hermosos y peculiares ejemplares se encuentran en peligro de extinción, principalmente producto a la contaminación de las aguas y la deforestación tanto legal como ilegal de los bosques tropicales amazónicos donde suele habitar. Otro de los factores que atentan contra su supervivencia y reproducción y por tanto la continuidad de su especie, es el calentamiento global pues el efecto invernadero incide directamente en los anfibios de cualquier especie. Resulta entonces de primordial relevancia desarrollar acciones que eviten la extinción de los anfibios, dando a conocer su importancia para el medio ambiente y el peligro en el cual se encuentra la naturaleza y sus especies incluyendo al hombre.