Rana Voladora

La rana voladora, también conocida como rana planeadora o rana de los aires, es un reducido grupo de no más de 80 especies de anfibios anuros que pertenecen a la familia   Racofóridos y género Rhacophorus. La particularidad de su nombre viene dada por la habilidad para desplazarse largos tramos de distancia por el aire.

Rana voladora

La primera especie de esta familia que fue observada y descrita es la  comúnmente conocida como rana voladora de Wallace o rana de Wallace (Rhacophorus nigropalmatus) nombrada así en honor a su descubridor, el biólogo Alfred Russel Wallace.

Características

Estas hermosas y raras especies son exclusivamente arborícolas, pasando inadvertidas ocultas en las ramas o la copa de los árboles. Tienen adaptaciones aerodinámicas especiales que les confieren la categoría de ser los únicos anfibios voladores que se hallan descrito hasta la actualidad.

Adaptándose a su entorno, su color predominante es el verde, aunque pueden existir variaciones entre las especies que van desde la verde oliva a tonos más claros, siempre determinado por la intensidad de la vegetación que los rodea. En cuanto a tamaño, miden hasta 10 cm de longitud y como en la mayoría de los anfibios, las hembras son más grandes que los machos y poseen una piel más holgada en los antebrazos que les permite suavizar la caída.

Su principal característica es la capacidad para trasladarse de un árbol a otro o a los charcos del suelo deslizándose o planeando por el aire, sumándose a su habilidad de nadar y subir a los árboles, la de poder franquear hasta quince metros distancia de un solo salto.

Las ranas voladoras han desarrollado la capacidad de planear gracias a la evolución y desarrollo de sus patas, las cuales tienen los dedos más largos que otras especies, perfectamente unidos por membranas interdigitales que forman grandes palmas que les sirven como paracaídas en las maniobras aéreas que realizan, adicionalmente, los extremos de cada uno de sus dedos están equipados con discos o ventosas adhesivas que les permiten trepar a los árboles y garantizar un buen aterrizaje en el follaje donde habitan.

Alimentación

Son eminentemente carnívoras e insectívoras, tienen la destreza de cazar a sus presas tanto en el vuelo o estando camufladas en la vegetación de los árboles donde habiten. Su dieta básica consiste en moscas, mosquitos, grillos y hormigas que atrapan con gran pericia y maestría. Aunque tienen gran capacidad para ocultarse, son depredados por varios animales y entre ellos destacan las aves y las serpientes.

Reproducción

Las ranas voladoras son ovíparas y el amplexo es axilar, pero su reproducción tiene la peculiaridad de ser terrestre, específicamente en los agujeros de los árboles para protegerse de los depredadores que pueden acechar en ríos y estanques.  Este proceso comienza cuando el macho canta para atraer a la hembra.

Ocultos en el follaje, el macho se une a la hembra colocándose sobre ella, la cual segrega una sustancia albuminoidea que el macho, aún sobre la hembra, bate con sus patas traseras tornándose en una masa espumosa que se endurece rápidamente, no sin antes se hallan depositados en su interior los huevos fecundados. Su proceso de metamorfosis se produce en los pozos o cúmulos de agua donde fueron opositados y la lluvia se encarga de disolver el nido, cayendo las jóvenes ranitas al suelo o al agua.

Hábitat o distribución

Solo distribuye por el sureste del continente asiático. Es endémica de Tailandia, Malasia e Indonesia y se han reportado nuevas especies en Vietnam y las Islas Filipinas. Sus hábitats se caracterizan por ser zonas boscosas con abundante follaje, preferiblemente con temperaturas cálidas y húmedas durante la mayor parte del año.

Condición de protegida

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la ha clasificado como estado de Preocupación menor, pero esta especie, al igual que muchas otras, están bajo la gran amenaza de la pérdida de sus hábitats naturales por la tala de las zonas boscosas donde vive y la degradación de los suelos producto de la acción directa de los hombres y el cambio climático.