Rana verde de ojos rojos

La rana verde de ojos rojo, cuyo nombre científico es Agalychnis callidryas pertenece a la familia Hylidae y es conocida en Costa rica con el nombre común de rana calzonuda.

Rana verde de ojos rojos

Características

Estos anfibios anuros tienen como rasgo distintivo sus grandes ojos rojos que les confiere su nombre común. La pupila de sus ojos es vertical y presentan tres párpados. En las hembras miden hasta 3 pulgadas y en los machos 2 pulgadas. Estos grandes ojos no están solo por hermosos, estas ranas poseen una excelente visión nocturna.

Este anuro presenta llamativos colores, de ellos, el predominante es el verde, pero puede lucir otros como el amarillo, el azul y naranja, alcanzo el esplendor en sus colores con la adultez, cuando adquieren mayor brillo, mientras que en la juventud suelen ser de color marrón.

La coloración de sus patas suele diferir del resto del cuerpo, las delanteras son azul brillante y las traseras anaranjadas o rojas. Son ranas arborícolas y mantiene el equilibrio en las hojas y plantas donde habitan gracias a las almohadillas adhesivas que presentan en sus patas y movimiento de succión que realizan con las puntas de sus dedos. Son muy ágiles, de rápidos movimientos y grandes saltos.

Son nocturnas, duermen durante el día escondidas en las partes internas de las hojas, en la noche, cazan constantemente y emiten continuas vocalizaciones como forma de comunicación y para atraerá las hembras. Como en todos los anfibios, la hembra es mayor que el macho midiendo 71 y 56 mm respectivamente.

La piel de su vientre es fina y suave, contrario al de su espalda que es gruesa, rugosa y áspera. Contienen toxinas, pero no son tan venenosas como en otras especies, no obstante, se debe tener precaución en el contacto directo con ellas. Suelen ser solitarias, aunque sus entornos puedan ser cercanos, solo están juntas durante los periodos de reproducción.

Alimentación

Como la mayoría de los anuros, son carnívoros e insectívoros. Su dieta varía según el territorio donde se encuentren y la época de año. Esta especie en particular es nocturna y se alimentan esencialmente de insectos, grillos, moscas y polillas empleando su larga y pegajosa lengua. Pueden emplear varias horas en alimentarse y gracias a esto son excelentes controladores biológicos al impedir el exceso de insectos en la zona donde habitan.

Investigadores concuerdan en afirmar que la particularidad de los ojos rojos brillantes de estos anfibios es para asustar a sus depredadores el tiempo suficiente para permitirles escapar, técnica que no siempre funciona y son depredados por aves, murciélagos y serpientes.

Reproducción

La edad fértil de esta especie comienza a los 3 años de edad. Estos anfibios en particular presentan un comportamiento reproductivo muy peculiar de su especie.

Como rito apareamiento, los machos se sacuden sobre las ramas para hacerlas vibrar y llamar la atención de las hembras, también emiten vocalizaciones de disímiles sonidos para encontrarlas en la oscuridad. Cuando alguna hembra se acerca o ellos la encuentran, simplemente saltan sobre su espalda y quedan colgados de su hombro durante todo el tiempo que se demore la fecundación de los huevos.

Estas ranas colocan sus huevos en las hojas que cuelgan encima del agua donde estén habitando. De esta forma, cuando comienza la eclosión, los renacuajos liberados de los huevos resbalan por la hoja y caen directo al agua para comenzar su proceso de metamorfosis completamente independientes. Una particularidad de los renacuajos de esta especie es su habilidad para cambiar de color en dependencia del estado emocional que tengan o de las condiciones ambientales.

Hábitat o distribución

Se distribuyen en las selvas y bosques tropicales de América Central, el norte de Sudamérica y el sur de México. Siempre se encuentran en los árboles, pero cerca de cuerpos de agua tranquila como charcas, ríos de cause suave, riachuelos, lagos y estanques. Optan por las tierras bajas y húmedas de los bosques lluviosos y los climas tropicales con temperaturas bien cálidas y constantes.

Estado de conservación

No están consideradas como especies en peligro de extinción, pero al igual que les ocurre a otros anfibios, la belleza de estas ranitas atenta contra su propia supervivencia, pues sus llamativos colores y su vistosa apariencia la vuelven víctima de la comercialización como mascotas y por tanto son alejadas de sus hábitats naturales. Estos últimos también se encuentran en estado preocupante, el calentamiento global, la deforestación y los cambios atmosféricos provocan daños y reducciones considerables en los bosques tropicales donde habitan, por lo que su estado de supervivencia se ha vuelto de interés para las comunidades científicas. La sensibilidad de estas ranitas a los cambios climáticos las ha vuelto excelentes indicadoras del estado ambiental y su imagen es muy empleada para apoyar la protección de las selvas y bosques tropicales.