Rana fantasma

Las ranas fantasmas son un pequeño grupo de especies de la familia Heleophrynidae y género Heleophryne, nombradas así por lo raro que resulta observarlas en su estado natural.

Las especies más conocidas son:

  • Rana fantasma de Montaña de la Mesa o rana fantasma de El Cabo (Heleophryne purcelli)
  • Rana fantasma de Natal (Hadromophryne natalensis)
Rana fantasma

Características

La rana fantasma de El Cabo es una peculiar y pequeña ranita de 60 mm de longitud con cuerpo grueso y macizo que le facilita esconderse en grietas pequeñas. La coloración básica descrita en ellas es el verde con manchas púrpuras o marrón rojizas. Son excelentes nadadoras, condición que obtienen gracias a que sus patas traseras están palmeadas, mientras que los dedos presentan almohadillas adhesivas que les permiten escalar y agarrarse firmemente en las rocas.

Son tan raras y observarlas tan difícil que se conoce muy poco del comportamiento de los adultos, solo que en épocas no reproductivas salen de los arroyos y viajan a través de la tierra.

La rana fantasma de Natal también es una especie pequeña donde las hembras son de mayor talla que los machos, pero no sobrepasan los 6 cm de largo. La cabeza y el cuerpo son aplanados, sobresaliendo grandes ojos con pupilas verticales. Tienen la habilidad de adherirse a las rocas y trepar a los árboles gracias a discos con ventosas que poseen en todos los dedos de sus patas. Sus colores característicos son el amarillo o azul con manchas verdosas y el vientre más claro. Ambas especies son nocturnas.

Alimentación

Los dos tipos de especies de ranas fantasmas son carnívoras e insectívoras, se alimentan de pequeños artrópodos como arañas, ciempiés, hormigas e insectos.

Reproducción

Alcanzan su madurez sexual pasados los dos años. Se reproducen entre la primavera y el verano, cuando el flujo de corriente está bajo para garantizar que los huevos sean depositados en fuentes permanentes de agua, ya que los renacuajos tardan casi un año en la metamorfosis.

En este periodo desarrollan estructuras espinosas que les facilitan un mejor acople durante el amplexo, pero solo a los machos les crecen pliegues de piel que aumentan su consumo de oxígeno en el agua.

Los renacuajos poseen ventosas bucales que les permiten no solo agarrarse con firmeza a las rocas, sino también para alimentarse de algas que se encuentran en ellas.

Hábitat o distribución

 Solo se localizan en las laderas sur y este de la Montaña de la Mesa en Ciudad del Cabo en Sudáfrica, lugar de donde es endémica. Su hábitat son los valles boscosos de los alrededores de la Montaña de la Mesa donde existan arroyos de corrientes claras y rápidas.

La ranita fantasma de Natal también es endémica de la República Sudafricana, pero específicamente del reino de Lesoto y Suazilandia. Las altitudes donde habitan oscilan entre los 500 a 2600 metros, siempre en lugares cercano a fuentes de agua.

Condición de protegida

Todas las poblaciones de la rana fantasma de El Cabo se encuentran del Parque Nacional de Montaña de la Mesa y se clasifican en estado crítico de extinción. Independiente de ser exclusiva y endémica de una zona protegida existen factores que atentan directamente sobre ella. La expansión de vegetaciones exóticas y la construcción de represas provocan la obstrucción de los arroyos o la reducción de los flujos de agua que habitan. El cambio climático, el eco-turismo y los incendios, unido a la quitridiomicosis ha causado la disminución de esta especie en algunos tramos o poblaciones. Sin embargo, la rana fantasma de Natal ha sido evaluada como preocupación menor pues su población se considera estable y la especie bien distribuida.