Sapo leopardo

El Amietophrynus pantherinus es un anfibio anuro perteneciente a la familia Bufonidae, conocido comúnmente como sapo leopardo, sapo leopardo de occidente u occidental.

Características

El sapo leopardo de occidente es una especie de grandes tallas y vistosos colores. Tienen una longitud promedio de 12 a 13 cm, algunos ejemplares llegan a alcanzar 14 cm, siendo las hembras de mayor tamaño que los machos. La cabeza es ancha y semi aplanada, con glándulas parótidas amplias y bien identificables, de color rojo y a cada lado de la cabeza, exactamente detrás de los ojos.

No tiene dientes pero si un saco bucal prominente que le permite emitir un peculiar sonido semejante a un ronquido. Presentan cuatro dedos en cada una de sus patas, las que son cortas y robustas para soportar su peso, siendo las posteriores palmeadas y sin membranas interdigitales. Como la mayoría de los sapos, tiene la piel áspera. Su color característico es el amarillo brillante con manchas de un tono rojo marrón que semejan al leopardo y de ahí se deriva su nombre común. 

Bordeando la columna vertebral, tienen una pálida línea amarilla, la parte superior de la cabeza es roja y la zona ventral de color crema. En esta especie las manchas de su piel son propias de cada individuo.

Nutrición

Su dieta básica la constituyen insectos entre los que se destacan los coleópteros, las abejas y las hormigas, además de pequeños invertebrados predominando los gusanos, los artrópodos y los moluscos. Los renacuajos durante su metamorfosis se alimentan de algas y detritus. Como mecanismo de defensa ante depredadores como serpientes acuáticas, aves y peces de gran tamaño, emplean una secreción tóxica que poseen en sus glándulas parótidas.

Reproducción

El sapo leopardo presenta dimorfismo sexual, las hembras alcanzan su madurez sexual entre los dos y los seis años, mientras que los machos entre uno a tres años. La etapa reproductiva se inicia en la primavera y está fuertemente influenciado por los periodos lluviosos. Buscan lagunas temporales, estanques de jardín o naturales, pantanos, aguas poco profundas y tranquilas que tengan abundante vegetación flotante o cuerpos de agua que retengan el agua hasta el final del verano.

Los machos llegan a los pozos de agua y desde las zonas con vegetación, cantan para atraer a las hembras. El amplexus es acuático y axilar, durante el mismo, las hembras son agarradas con fuerza por los machos, que van fertilizando los huevos que ya fueron expulsados por la hembra. Cada puesta puede tener hasta 25 000 huevos en forma cadenas gelatinosas, los machos fertilizan los huevos en forma de ráfagas cortas discontinuas en una misma noche.

Los huevos eclosionan de 10 a 15 días después de fecundados. Los renacuajos son pequeños, tienen un color marrón oscuro y suelen habitar los fondos fangosos. La metamorfosis tarda hasta doce semanas, al final de este periodo pueden tener una talla de hasta 1cm de longitud.

Hábitat y distribución

Su área de distribución se restringe casi exclusivamente a las costas de la provincia del Cabo Occidental de Sudáfrica, en la península de Cabo, al este de Gansbaii y nunca se les encuentra más de 10 km alejadas de las tierras costeras. Sus hábitats principales son los humedales, los ríos de caudales lentos y lagunas costeras, también se le ve cómodamente en embalses de agua, páramos, brezales y pueden adaptarse a tierras de cultivo, parque y huertos urbanos.

Conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la ha clasificado como especie en peligro de extinción. Independiente de su habilidad para adaptarse a los cambios de su hábitat original, la elevada, constante y desproporcionada urbanización, unido a la expansión agrícola están amenazando su existencia.

Otras causas relevantes de mortandad son las muertes en la carretera, cuando viajan a los sitios de reproducción; la contaminación de los pozos de agua, la depredación por parte de especies invasoras como los patos que se alimentan de los huevos y los renacuajos; la reducción de su hábitat producto de la creación de lagos artificiales que constituyen trampas para ellos, la pavimentación y sustitución del césped que disminuyen sus fuentes de alimento son realidades a tener en cuenta para evitar el declive total de esta especie.

Para evitar su pérdida total se han creado áreas protegidas y reservas naturales como el Parque Nacional Agulhas y la Reserva Natural de Cabo Buena Esperanza. Se han creado políticas legales de protección  en Sudáfrica. La formación del Comité para la Conservación del Sapo Leopardo occidental ha creado y desarrollado un plan de gestión de la Biodiversidad de la especie, y se enseña a los residentes locales, prácticas ecoamigables de jardinería y conservación urbana para proteger a este anfibio. Además se han colocado señales de tráfico para advertir sobre su presencia son algunas de las medidas que se han fomentado para garantizar su salvaguarda o al menos disminuirla eliminación del sapo leopardo.

Deja un comentario