Sapo Gigante o Sapo Marino

El sapo marino o sapo gigante (Rhinella marina) es uno de los más grandes del mundo, alcanzando una longitud de hasta 24 cm, aunque en algunos casos puede ser mucho más grande, como es el caso del sapo Prinsen, el cual está listado por el Libro Guinness de los Récords como el espécimen registrado más grande, pesando 2,65 kg y alcanzando 38 cm desde el hocico hasta la cloaca. Estos animales son de piel seca y verrugosa, con una coloración pardo amarillento.

Es extremadamente robusto, con una cabeza masiva con crestas óseas por encima del ojo, además se caracteriza por la presencia de sus glándulas venenosas, enormes, alargadas y situadas detrás de los ojos. Las secreciones de estas glándulas son altamente tóxicas, pueden inflamar la piel, provocar graves escozores en los ojos y matar o enfermar gravemente a cualquier animal que muerda al anuro.

Sapo marino

Estos animales son de piel seca y verrugosa, con una coloración pardo amarillento. Es extremadamente robusto, con una cabeza masiva con crestas óseas por encima del ojo, además se caracteriza por la presencia de sus glándulas venenosas, enormes, alargadas y situadas detrás de los ojos. Las secreciones de estas glándulas son altamente tóxicas, pueden inflamar la piel, provocar graves escozores en los ojos y matar o enfermar gravemente a cualquier animal que muerda al anuro.

También llamado sapo de caña, es una especie antigua; un fósil de sapo Bufonidae, encontrado en depósitos del Mioceno (hace 13 millones de años) en Colombia y es prácticamente indistinguible de la especie moderna. Sin embargo, este es un sapo extremadamente adaptable que puede reproducirse en casi cualquier cuerpo de agua, incluyendo piscinas salobres, de ahí sus nombres comunes y científicos.

También puede prosperar en hábitats alterados, porque puede cazar más fácilmente cuando la vegetación ha sido despejada y hay más estanques y zanjas en las que reproducirse. Además, es increíblemente prolífico, probablemente poniendo más huevos que cualquier otro anfibio.

Longevidad

Puede vivir entre 10 a 15 años en su hábitat natural, mientras que en cautiverio pueden llegar hasta los 20 años.

Hábitat

Su área de distribución natural abarca desde el sur de los Estados Unidos, por toda América Central hasta Argentina, donde ocupa muy diversos hábitats, incluidos algunos muy áridos. Este ha sido ampliamente introducido en la Antillas y lugares como Australia.

Reproducción

Los sapos marinos se reproducen en cualquier época del año, siempre que haya suficiente lluvia y calor. Una hembra, después de aparearse, puede poner hasta 35 mil huevos en un año. Ponen sus cordones de huevos en el agua estancadas, donde se convierten en renacuajos dentro de tres días aproximadamente.

Amenazas

El sapo marino, llamado así también porque puede tolerar el agua salobre, es además conocido como el sapo de la caña, especialmente en Australia, donde fue introducido para controlar las plagas de escarabajos de la caña de azúcar. Sin embargo, no fue eficaz y se convirtió en una plaga grave, al aprovecharse de la vida silvestre nativa, compitiendo con ranas y sapos locales por refugios y sitios de reproducción, y envenenando a los animales depredadores con sus secreciones tóxicas.

El sapo se ha extendido por gran parte de la mitad oriental del país y se encuentra en grandes cantidades en algunos lugares. es más común en Australia que dentro de su área de distribución natural, y se están haciendo grandes esfuerzos para limitar su propagación hacia el oeste.

Alimentación

Es un alimentador voraz, ya que come casi cualquier cosa, incluyendo pequeños roedores, aves, muchos insectos, comida para perros, arroz y sobras, lo que aporta a su gran capacidad de adaptabilidad. También ha sido encontrado sentado en las entradas de las colmenas, atrapando abejas a medida que van y vienen, aunque algunos individuos parecen haber aprendido a evitar insectos que pican.