Sapo amarillo

El sapo amarillo es un anfibio del orden de los anuros perteneciente a la familia Bufonidae, con el nombre científico de Incilius luetkenii.

Características

Es una especie de sapo grande y robusto, con un marcado dimorfismo sexual en cuanto a coloración y tamaño. Los machos llegan a tener una longitud que oscila de 77 a 96 mm, mientras que las hembras alcanzan hasta los 108 mm pero un promedio de 73 a 101 mm.

Como en la mayoría de los sapos, poseen una piel áspera y seca. La superficie dorsal y las extremidades presentan numerosos verrugas y escasa en los laterales. En su adultez, los colores varían según el género. Los machos poseen tonalidades que van del amarillo marrón pálido al verde amarillo uniforme. En ellos, el color de la garganta ofrece una impresión de estar sucia, producto de la mezcla del amarillo, el verde y el negro.

En las hembras, el color identificativo es el marrón oscuro, cambiando del verde oliva al marrón oxidado, con una amplia y extensa franja en la zona media dorsal de un tono amarillo y otra oscura igual de ancha en el costado lateral. Los Bufo luetkenii jóvenes tienen un patrón lineal con manchas negras que les cubre todo el dorso y en ocasiones, marcas en el hombro con formas de galeón. Los juveniles, al igual que las hembras, tienen líneas transversales oscuras en la parte superior externa de las extremidades posteriores, condición que nunca se encuentra en los machos adultos.

En ellos, el color de la garganta ofrece una impresión de estar sucia, producto de la mezcla del amarillo, el verde y el negro. En las hembras, el color identificativo es el marrón oscuro, cambiando del verde oliva al marrón oxidado, con una amplia y extensa franja en la zona media dorsal de un tono amarillo y otra oscura igual de ancha en el costado lateral. Los Bufo luetkenii jóvenes tienen un patrón lineal con manchas negras que les cubre todo el dorso y en ocasiones, marcas en el hombro con formas de galeón. Los juveniles, al igual que las hembras, tienen líneas transversales oscuras en la parte superior externa de las extremidades posteriores, condición que nunca se encuentra en los machos adultos.

Desde una vista superior, la cabeza del sapo amarillo tiene una forma redondeada, pero realmente es semi ovalada. En esta parte, la piel está osificada al cráneo y desarrolla crestas craneales con puntas negras. Poseen glándulas paratoides ovaladas y de muy pequeño tamaño, ubicada en la parte trasera de la cabeza. Carecen de dientes mientras que el tamaño del tímpano es la mitad del diámetro del ojo. Este último tiene un iris dorado bordeado de una fina línea negra con una pupila vertical. En su estado adulto, los machos tienen un saco vocal subyugular interno con diversos cortes vocales pareados que les imprime un sello distintivo en los cantos que emite.

De forma general, los sapos tienen las patas cortas, y los representantes de esta especie no son una excepción, desarrollando más habilidades como caminadores que como saltadores. Presentan los dedos de todas las extremidades ligeramente palmeados. En las patas traseras, el primer dedo es más largo que el segundo y poseen un tubérculo metatarsiano interno elevado y prolongado, mientras que el externo es de mayor longitud. Los machos tienen una almohadilla nupcial superficial sobre los dedos I y II que en el periodo reproductivo se ensanchan hasta el borde externo del tubérculo tenar.

Nutrición

Son carnívoros e insectívoros y sobre todo muy voraces. Su dieta básica la constituyen una gran variedad de invertebrados artrópodos, entre los que se destacan los grillos, las polillas, los limacos, arañas, moscas o cualquier variedad de insectos y en general cualquier alimento que les quepa en la boca. Su estrategia de caza consiste en el sigilo y la sorpresa, esperando al asecho que se acerque su presa. Son depredados por una gran variedad de mamífero carnívoros como los tejones, las ginetas y los turones. También son devorados por culebras, víboras y aves rapaces. Existe un tipo de mosca, la Bufolucilia bufonivora que pone sus huevos en el dorso de estos sapos, los que son devorados vivos por las larvas cuando nacen y se introducen en el cuerpo.

Reproducción

El sapo amarillo tiene hábitos nocturnos y crepusculares. Alcanzan su madurez sexual al tercer año de vida. Entre los meses de junio a agosto, cuando se vuelven más intensan las lluvias, los adultos recorren largas distancias para reunirse en piscinas, charcas, zanjas o arroyos temporales o permanentes. Al llegar, los machos cantan a las hembras desde las orillas. El canto dura alrededor de 4 segundos caracterizado por una especie de trino con una frecuencia dominante y que se repite a intervalos al pasar los 4 segundos.

El amplexo es totalmente acuático y axilar. La hembra deposita dos cordones de huevo de entre 1500 a 5 600 huevos que el macho va fecundando a medida son depositados en el agua. Luego son enrollados en plantas sumergidas o en el lecho de los depósitos de agua y están protegidos de una materia gelatinosa. Las larvas eclosionan a los tres días y tienen una talla de 5 mm. Los renacuajos suelen medir de 20 a 29 mm, tienen un cuerpo ovalado con una cola redondeada en su punta. Presentan las fosas nasales en el dorso, mientras que los ojos en una posición dorso lateral. El tubo de ventilación se ubica en la mitad del cuerpo con el espiráculo sinistral y lateral. La boca tiene una posición aeroventral con una fila de papilas labiales en cada lateral de la boca. El color característico es el negro en el dorso y gris en el vientre, la aleta superior moteada y la inferior manchada con puntos negros distribuidos sin uniformidad.

Hábitat y distribución

Se distribuyen exclusivamente por la vertiente del Pacífico desde México hasta Costa Rica, pasando por Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Siendo oriundos de América Central y el sur de México. Su rango de altitud máxima son los 1300 metros sobre el nivel del mar en los valles interiores de Guatemala y Honduras. En las tierras bajas de Chiapas, la altitud donde se les localiza es de hasta 300 metros, mientras que en los alrededores del rio San Juan en México solo llega a los 436 metros.

Sus hábitats principales son los bosques secos, los bosques húmedos de tierras bajas y áreas abiertas como los pastizales

Conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza no la ha incluida en ningún listado de especies amenazadas o en peligro de extinción, pero como en la mayoría de los anfibios su supervivencia se ve comprometido producto a la destrucción de sus hábitats naturales.