Salamandra verde

La salamandra verde o Aneides aeneus,como también se conoce en el ámbito científico, es un animal pequeño con una longitud entre 10 y 17 cm en dependencia de la localidad donde se encuentre y el sexo. En estos anfibios se presenta una coloración característica, donde se puede observar un patrón de manchas verdes sobre su cuerpo oscuro que se puede confundir fácilmente con una pequeña rama de árbol con liquen encima.

Salamandra verde

Esta especie de salamandra es la única en América del Norte con este tipo de colores, lo que hace muy fácil su reconocimiento cuando se logra encontrar en el campo. También se observan una gran cantidad de diferencias morfológicas entre los animales de distintas poblaciones, lo que ha dado pie a un amplio debate acerca del número de especies de salamandra verde que existen, y aunque muchos plantean que hay alrededor de cuatro especies diferentes, todavía no se han publicado datos moleculares para probar o descartar estas afirmaciones.

Hábitat

La salamandra verde es endémica de los Estados Unidos, encontrándose ejemplares tanto en los Montes de Allegheny como en la meseta de Cumberland, desde el suroeste de Pennsylvania hasta el norte de Alabama y el noreste de Mississippi. Principalmente habita en lugares húmedos, frescos y bien sombreados, como pueden ser acantilados de montañas de gran altura y bosques rocosos donde se encuentran numerosas ranuras, grietas y agujeros para poder refugiarse. Los ejemplares juveniles, cuando dejan el nido, generalmente se encuentran debajo de las ramas y los troncos caídos, protegiéndose o pasando desapercibidas con la corteza de los árboles.

Comportamiento

Por lo general, encontrarse salamandras con una conducta agresiva y competitiva es raro, sin embargo se ha observado que la salamandra verde muestra un comportamiento ofensivo entre los machos, similar a lo observado entre los lagartos. Para ello utilizan caracteres sexuales secundarios bien desarrollados que también son importantes en el cortejo, mientras que, por otro lado constituyen armas que pueden utilizar en la defensa territorial, como son: la musculatura mandibular agrandada, con dientes maxilares y premaxilares alargados. En el caso de las hembras, estas exhiben menos agresividad que los machos, sin embargo algunas hembras grávidas pueden ser bastante agresivas.

Reproducción

Son animales que se aparean a finales de mayo, que presentan complejos rituales de cortejo donde el macho abraza a la hembra y pasean juntos a dentro de las grietas de las rocas. Las hembras pueden poner casi 20 huevos de color amarillo blanquecino y 4,5 mm de diámetro. Estos huevos son custodiados por las madres durante tres meses en galerías entre las rocas que miden como promedio entre 4 y 5 pies, donde los huevos se colocan tan atrás en la grieta como lo permite su profundidad.

En este nido nunca se encuentran machos, individuos inmaduros u otras hembras, además durante el verano (junio, julio y agosto) la temperatura es de 18 oC, con poca variación, lo que reitera la importancia de la temperatura en la formación de las salamandras hasta la eclosión el mes de septiembre.