Ranas de acuario

Los acuarios son ecosistemas cerrados que proporcionan a sus habitantes condiciones suficientes y similares a las de su ambiente natural en cuanto a agua, temperatura y espacio, que permite tenerlos en hogares o sitios semejantes para disfrutar de la belleza de estos entornos.  Pueden ser comunitarios, donde conviven peces y plantas de diversas especies, pero de similares características ambientales, o biotopo, donde las especies pertenecen a un mismo hábitat.

Independiente de su condición de anfibios, muchas especies de ranas están ganando popularidad como mascotas domésticas, tanto para niños como para adultos y aunque parezca extraño, es perfectamente factible de tener. Esta predilección está dada por la facilidad que tiene cuidarlas y la singular belleza que les caracteriza.

Las ranas son animalitos muy singulares y nobles, para tenerlos como mascotas es imprescindible tener una correcta información de los cuidados que requieren y el hábitat particular que necesita la especie que se escoja, ya que no todas las especies de ranas pueden sobrevivir en un acuario, y no todos los tipos de acuarios son aptos para cualquier género de anuro.

Los peces y las ranas difieren en sus hábitats, cuando se desea un acuario que incluya ambas especies, se recomienda que el acuario primero se naturalice a los peces mediante la creación de una colonia bacteriana y un ph del agua equilibrado. Para lograr una armónica convivencia entre ellos en un acuario, es necesario que las ranas sean pequeñas, pues de lo contrario, los peces serían depredados por ellas. Las ranas son intolerantes a elevados niveles de amoniaco o nitritos, los cuales deben medirse con regularidad para que no lleguen a cero.

Hay acuarios para ranas comunes, ranas albinas, acuáticas y ranas que viven en la tierra o los árboles. Las ranas arborícolas son muy fáciles de cuidar y alimentar por ser tranquilas y poco activas, contando con preciosos ejemplares, para ellas, lo adecuado son los terrarios. Cuando se trata de anfibios que en su hábitat natural necesitan de la tierra y el agua, entonces se emplea un acuaterrario. Cuando son completamente acuáticas, que siempre están sumergidas, se emplea un acuario para ranas, que es muy parecido a uno de peces.

Para escoger el tipo de rana, es imprescindible saber que nunca se deben elegir especies en peligro de extinción y en los casos de las que son venenosas deben ser manejadas solo por personal experto. Para acuarios particulares, se recomiendan la rana enana africana y la rana africana de uñas, ambas son muy pequeñas, pueden convivir con peces y son totalmente acuáticas.

Las características nutricionales a tener en cuenta para ellas, estarán en dependencia de la variedad escogida. Todas son eminentemente carnívoras e insectívoras, pero en cautiverio la dieta puede incluir pienso de tortuga o alimentos específicos ya elaborados, o aquellos que sean recomendados por un veterinario.

En su cuidado se debe contemplar que la vegetación esté afín con el estado natural del anfibio. Aunque sean acuáticas, necesitan salir para respirar, por tanto, se debe garantizar que reciban suficiente aire, lo más empleado y recomendable es usar una rejilla como tapa. El agua empleada para ellas debe tener una temperatura que oscile entre los 23 a 27 grados y siempre debe estar previamente tratada. Pueden ser alimentadas con insectos, lombrices, gambas, etc, siempre que sean pedazos pequeños.

Dos cuestiones relevantes que se deben tener en cuenta cuando se tienen mascotas de esta índole es que, de no poder seguir cuidando de ellas, deben llevarse a un albergue o centro de recogida especializado en estos animales, principalmente aquellas que puedan resultar invasoras en determinados hábitats, evitando así problemas medioambientales; el otro aspecto es la precaución para manipularlas. Se recomienda que siempre se usen guantes de látex o materiales similares, con el objetivo de protegerlas del sudor humano, así como emplear las medidas higiénicas generales luego de tocarlas, para eliminar cualquier resto de sustancia que pueda ser perjudicial para la salud humana.

Deja un comentario