Rana Goliat

La rana Goliat pertenece a la familia  Conrauidae, este anfibio anuro debe su nombre común a su gigantesco tamaño e inmensa talla, en comparación con el resto de los anfibios, siendo considerada la especie más grande del mundo.

Características

La longitud promedio de la mayoría de las especies de ranas es de 4 a 6 pulgadas de largo, sin embargo, la rana Goliat puede llegar e incluso sobrepasar las 13 pulgadas, medidas desde el hocico a la cloaca y pesar hasta 7 libras. Este descomunal tamaño depende de su ubicación y de la dieta que consuma.

Presentan un cuerpo ancho y robusto, con una cabeza en forma triangular. Las cuatro extremidades son fuertes, pero las posteriores son más alargadas que las anteriores, con cuatro dedos en cada una de ellas completamente palmeados y con membranas interdigitales que se extienden hasta las puntas. Esta condición les confiere la habilidad de ser excelentes nadadoras y grandes saltadoras, llegando a sobrepasar los 3 metros de un solo salto.

Tienen una lengua larga, pegajosa y retráctil que disparan hacia afuera para capturar a sus presas. No emiten ninguna vocalización pues carecen de sacos bucales, sin embargo, si poseen una excelente audición, gracias a un notable tímpano de medio centímetro de diámetro ubicado muy próximo al extremo inferior de los ojos.

Con un cuerpo escamoso, la piel de estas especies es granular en el anverso y en toda la parte superior de sus extremidades traseras. El color que les caracteriza en toda esta zona es el verde oliva oscuro, con variados diseños y estampados en la piel, que les facilita mezclarse con el entorno donde habitan y así, camuflarse y confundir a sus depredadores.  El abdomen es liso y con tonalidades que van desde el amarillo al naranja.

Nutrición

Como la mayoría de las ranas, es eminentemente carnívora e insectívora. Siendo muy voraces, su dieta incluye una gran variedad de alimentos entre los que se destacan diversos tipos de insectos, gusanos, langostas y libélulas, ocasionalmente también se alimentan de abejas o avispas, pequeñas ranas, tortugas e incluso serpientes de menor tamaño que ellas.

En su adultez ingieren peces, crustáceos, moluscos y otros invertebrados, así como otros anfibios y pequeños mamíferos, mientras que, en su juventud, cuando aún no han tomado la plenitud de su talla tienen hábitos vegetarianos, nutriéndose principalmente de un vegetal llamado Dicraea warmingii, que crece envolviendo las rocas, este alimento es fundamental para la supervivencia de los renacuajos. Como estrategia de caza emplean el sigilo y el acecho, acercándose silenciosamente a sus presas, atrapándolas con su extensa lengua. Las tonalidades de su piel le permiten camuflarse y escabullirse de sus depredadores que suelen ser serpientes de gran tamaño y cocodrilos, además del hombre.

Reproducción

Aunque se posee poca información sobre el apareamiento de estas especies, se sabe que el periodo reproductivo se inicia cuando los machos se agrupan en zonas rocosas del agua y con la boca abierta producen un silbido para atraer a las hembras. El amplexo es axilar y en medio acuático. Las hembras son grandes reproductoras, pueden llegar a poner hasta 10 000 huevos en toda su vida. En cada nidada depositan hasta 200 de huevos muy pequeños en el agua, los que son fecundados con la esperma del macho y se adhieren a la vegetación acuática que existe donde fueron fecundados.

La Conraua goliath no mantiene ningún cuidado parental con su prole, abandonándolos a su suerte luego de la fertilización. Cuando eclosionan, la metamorfosis de las larvas tarda cerca de tres meses y durante este periodo pueden ser alimento de diversos depredadores, por lo que solo un pequeño número de ellas son capaces de sobrevivir y llegar a su adultez. Su esperanza de viva en estado salvaje suele ser de hasta 15 años, pero en cautiverio pueden llegar a los 20.

Hábitat y distribución

Esta especie solo se encuentra en lugares remotos y apartados de la naturaleza, que no sobrepasen los   metros de altitud, particularmente en Camerún y Guinea Ecuatorial. Sus hábitats fundamentales son las zonas donde las temperaturas y la humedad sean cálidas y constantes durante todo el año. Su nicho ecológico ideal son los fondos arenosos de aguas claras con abundante oxígeno.

Los jóvenes pasan todo el tiempo en el agua, mientras que los adultos suelen tomar el sol en las rocas salientes del agua o en tierra firme, pero siempre cerca del agua. Son consideradas mascotas muy exóticas y populares, por lo que son perseguidas para su comercio y exportación, incluso de forma ilegal.

Estado de conservación

La Unión Internacional para la Conservación de las Especies la ha incluido en la lista de especies en peligro de extinción. La destrucción de su ecosistema, la depredación por parte del hombre, la invasión de su territorio para transformar tierras naturales en campos de cultivo, ser considerada una delicia en el consumo alimenticio y el comercio ilegal, ha provocado que el número de ranas Goliat disminuya considerablemente.

Actualmente se desarrollan numerosos programas para proteger su hábitat y garantizar las condiciones necesarias para incrementar su población actual, pero se requiere de un fuerte compromiso y responsabilidad estatal de los gobiernos de los países donde son oriundas, además de garantizar los recursos humanos y económicos que permitan elevar su población actual.

Deja un comentario