Rana de San Antonio

La rana o ranita de San Antonio, es una especie arborícola del género Hyla, calificada como el exponente más representativo de los hílidos en la zona europea. La potencia e intensidad de su canto están proporcionalmente relacionadas con la humedad ambiental, considerándoseles un higrómetro biológico por excelencia para conocer la proximidad de lluvias y tempestades.

Características

Son anfibios anuros muy pequeños, su longitud máxima en estado adulto no sobrepasa los 6 cm, presentando un dimorfismo sexual evidenciado en el tamaño y las particularidades de sus gargantas. Las hembras suelen ser 1 o 2 cm más grandes y poseen gargantas más claras, mientras que los machos son de menor tamaño y tienen un saco bucal externo conspicuo con rugosidades amarillentas.  

Tienen el cuerpo ovalado y la cabeza ancha, con grandes y sobresalientes ojos laterales, de elípticas pupilas horizontales y un iris dorado de pequeños punticos negros. El tímpano es claramente identificable, el tamaño es la mitad del diámetro total de los ojos. Las patas son largas y esbeltas, con adaptaciones a sus hábitos arborícolas que les permiten trepar hasta 15 o 20 metros de altura y mantenerse exitosamente en superficies muy lisas, que van desde hojas lustrosas hasta paredes verticales o posiciones completamente invertidas. Las cuatro extremidades presentan tubérculos debajo de las articulaciones y todas están provistas de dedos ligeramente palmeados con discos adhesivos que les garantizan sus habilidades trepadoras.

Los miembros superiores constan de cuatro dedos y los inferiores cinco, estos últimos con membranas interdigitales, siendo el segundo mayor que el primero. La piel de la zona dorsal es lisa, su color identificativo es el verde brillante intenso, variando al amarillo o pardo negruzco dependiendo de su entorno y de factores externos tales la humedad y el tipo de suelo. La zona ventral es granulosa y presenta muchas rugosidades, el color es esta parte varía del blanco amarillento al gris claro. Estas ranitas tienen dibujada unas líneas que pueden ser de color marrón o negro oscuro, van por todo el costado de su cuerpo, desde su nariz hasta sus patas traseras; estas franjas se hacen más hermosas y evidentes al estar delimitadas por finas líneas blancas. Ocasionalmente, pueden tener manchas dorsales de color marrón con formas irregulares.

Nutrición

Son eminentemente carnívoras e insectívoras en su estado adulto. Su dieta básica consiste en moscas, hormigas, escarabajos, arañas, ciempiés y cochinillas. En estado larvario y en la juventud, los renacuajos son herbívoros y en casos extremos se nutren de sustancias descompuestas. Aunque poseen un gran mimetismo, ofrecido por su color natural, son depredadas por una gran variedad aves como las lechuzas, gaviotas, garzas, cigüeñas, abejeros, estorninos, aguiluchos laguneros, mirlos y cernícalos. Otros animales que las depredan son las culebras, los alcaudones y los cárabos. Las larvas de murciélago, los escarabajos acuáticos, algunos peces y larvas de otros anfibios tienen a los renacuajos de esta especie como parte de su dieta básica.

Reproducción

Suelen vivir de 6 a 7 años, alcanzando su madurez sexual en el tercero de vida. El ciclo reproductor comienza al final del invierno e inicios de la primavera, cuando existe una temperatura ambiental superior a los 10 ºC y se inician los periodos lluviosos. En estas circunstancias, los machos se dirigen a charcas y pozos de agua dulce con abundante vegetación y algunos pueden viajar hasta 4 km para reproducirse.

Atraen a las hembras mediante un potente y estridente canto, sonido que logran al hinchar su saco bucal, ubicado bajo de la mandíbula, de un tamaño que supera el de su cabeza; mientras cantan, no se alimentan y eso provoca que la permanencia en las charcas dure de 1 a 35 días.  Durante el celo, los machos desarrollan rugosidades en el primer dedo de las patas delanteras que le permiten agarrar a la hembra. Las primeras en acudir al llamado de los machos son las de mayor tamaño, buscando aquellos que las igualen en talla. Algunos machos jóvenes se cohíben de cantar, pero otros que poseen grandes tallas independiente de su juventud si cantan y suelen engañar a las hembras por la potencia de su voz.

El amplexo es axilar, nocturno y acuático, en ocasiones comienza en la tierra y se traslada al agua. Su duración puede oscilar de dos horas a dos días. Las hembras ponen de 800 a 1000 huevos de color amarillento con zonas pardas o grises, en forma de paquetes que descienden al fondo de las charcas. La eclosión se produce de 12 a 15 días posteriores a la fecundación; los renacuajos alcanzan hasta 5 cm de longitud y es característico que tengan la cloaca al lado derecho, un espiráculo en el izquierdo, a la altura de los ojos tienen la cresta dorsal, sus colores son el verde oscuro o amarillo con manchas doradas, sin franja dorsal. La metamorfosis puede tardar hasta tres meses, los jóvenes tienen una coloración similar a los adultos, pero con tonos más suaves y pálidos.

Hábitat y distribución

Tiene una extensa distribución por toda Europa meridional y central, desde Creta, Italia y Francia hasta Bielorrusia y Ucrania. En España comparte el territorio con su prima la Hyla molleri, pero a excepción de Andalucía, domina los dos tercios occidentales de la península. Otros lugares donde destaca su presencia son países como Segovia. Esta rana solo es activa en los meses de mayo a octubre, el resto del año hiberna en grietas, raíces o bajo piedras. Se evidencia su presencia en días lluviosos y pueden habitar altitudes que superan los 1950 metros. Sus nichos ecológicos son las zonas con afluencia permanente de agua y vegetación, como márgenes de ríos, lagunas, pantanos, prados húmedos o charcas, se les encuentra también en matorrales, árboles y vegetaciones densas o altas siempre cercanas a pozos de agua.

Conservación

No está en peligro de extinción, pero la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la ha declarado como vulnerable por existir una gran propensión a la pérdida de sus hábitats naturales.