Rana de Morelet

La rana de Morelet o rana de árbol como también se le conoce, es un anfibio anuro perteneciente a la familia Hylidae nombrada científicamente Agalychnis moreletii en honor del naturalista francés Pierre Marie Arthur Morelet.

Especie rana morelet
Especie rana Morelet

Características

La rana de Morelet es fácilmente reconocible del resto de las ranas por sus particularidades físicas. Son de cuerpo robusto, musculoso y de anchas espaldas, con un dimorfismo sexual donde las hembras son de mayor talla que los machos. Son arbóreas y grandes saltadoras, habilidad que pueden mantener gracias a que ambos géneros poseen ventosas en todos los dedos de sus patas, siendo las traseras más desarrolladas y fuertes que en la mayoría de las ranas. Tiene una larga lengua protráctil y muy pegajosa que facilita su alimentación.

Son arbóreas y su color característico es el verde, pero pueden presentar diversas tonalidades en dependencia de la vegetación que los rodee. Su piel es muy lisa y húmeda, por lo que se han avistado durante el día, pero su comportamiento es preferiblemente nocturno.

Alimentación

Son eminentemente carnívoras e insectívoras. Cazan trepadas en las ramas de los árboles donde viven, condición que les evita entrar en competición con otras ranas circundantes, generalmente en las primeras y últimas luces del día. Sus presas las prefiere vivas y la dieta básica incluye a moscas, mosquitos y algún otro tipo de invertebrado como orugas o gusanitos. Su coloración les permite camuflarse con el resto del paisaje y así evadir a los depredadores naturales que posee como las serpientes, las aves y reptiles de mayor tamaño.

Reproducción

En ambos sexos, la edad reproductiva comienza luego de los 9 meses de vida. La reproducción se inicia principalmente en los primeros meses de la primavera con la llegada de las lluvias. El amplexo es externo y acuático. En esta especie no se ha observado cuidado parental, por lo que los embriones son depositados en aguas tranquilas y se desarrollan hasta terminar su metamorfosis. Como en la mayoría de las ranas, las larvas de esta especie no poseen ni patas ni colas y suele durar hasta tres meses después de ovopositados siempre en cuerpos de agua intermitentes o permanentes pequeños.

Hábitat o distribución

La rana de Morelet se distribuye en los climas tropicales y subtropicales y podía ser avistada abundantemente en las elevaciones de las zonas sur, central y noroeste de México, El Salvador, Honduras y Guatemala, pero desgraciadamente su población actual ha disminuido considerablemente. Sus hábitats característicos son los estanques, pantanos, charcas o arroyuelos de agua dulce permanente y las tierras bajas colindantes a estas fuentes de agua, también siente predilección por las zonas boscosas, particularmente los bosques húmedos de montañas.

Estado de conservación

Esta especie está clasificada por la Unión Internacional para el Cuidado de la Naturaleza como en estado Crítico de Extinción, al punto de no sobrepasar la cifra de los 1500 ejemplares. Investigaciones recientes informan que han desaparecido totalmente de sitios como Guerrero, Oaxaca y Chiapas en México. En Guatemala y Honduras su población ha disminuido considerablemente y en Belice los reportes de avistamiento son infrecuentes.

Existen tres causas fundamentales de la casi extinción de esta especie, incluida en la lista roja de la UICN. En primer lugar, la destrucción de su hábitat natural en México, Guatemala y Honduras provocó una despoblación repentina y abrupta de esta especie, impidiendo completar sus ciclos de desarrollo y reproducción. La acción descontrolada del hombre mediante la tala indiscriminada de los bosques y la contaminación de las aguas ha provocado que estos ejemplares perdieran sus fuentes de alimentos y sean desplazados con el consiguiente riesgo ante los depredadores.

La Quitridiomicosis, enfermedad infecciosa causada por un hongo, es la segunda causa directa del estado actual de esta especie y responsable del 30 % de la muerte de los anfibios a nivel global. La tercera y no menos importante, es ser víctimas del exceso de su captura para el comercio internacional e indiscriminado como mascotas, por lo que han sido incluidas en listas de control de especies en ingentes esfuerzos de la comunidad científica para evitar su extinción total en los próximos años.